person_outline
search
Nestor Bautista

Nestor Bautista

Escritor bogotano. Durante 22 años trabajó como periodista en seis periódicos, una agencia de prensa y una oficina de comunicaciones. Recientemente terminó una maestría en Creación Literaria. En estos años de experiencia periodística ha conocido tanto del país que solo es noticia en los medios cuando hay una tragedia; como del que vive indiferente en su mundo de consumo.

email Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

"Tedio" - Cuento de Néstor Bautista Mancilla

‘El farsante publicó las fotos fabulosas’.

Después de dormir mal, doña Felisa recordaba al despertar unas frases sin sentido, sonoras y, en este caso, dolorosas. Esa noche, como durante las anteriores 23, sus pensamientos solo eran para el marido con el que estuvo durante 20 años.
 
“Ese maldito”.
El día anterior su hija, de 19 años, la había visitado y le mostró fotos de su papá en Cartagena con la nueva novia. Se veía sonriente, abrazando a una mujer de torso juvenil.
 

"Tarrito" - Cuento de Néstor Bautista Mancilla

—¡Mi tarro, mi taaaarroooo… mi taaaarrooooo….! —les grito a los pendejos del ‘indio’ y ‘carerojo’, pero no se levantan.
Me escondieron mi tarro y como saben que yo-que yo me desespero cuando me despierto sin mi tarrito, me la volvieron a hacer.
¿Los granpendejos se hacen los dormidos o el dulce lo tienen todavía metido en las vísceras?
—¡Aaabraaaa… aabraaaa… puerta-puerta….! —le grito al guardia azulado, pero me pone la mano abierta en el aire pa’que me espere.
Cinco minutos más para agarrar mi tarrito. ¿Cómo voy a comer? Y tengo ganas de mear. Me asomo por la reja y lo veo allá tirado. Mitarrito-mitarrito, tan solito, aguantando frío. Como si no supieran del frío que hace por la mañana. Malparidos, hijosputa, mi tarrito en ese patio y sin colchoneta pa’ dormir. Ya se me llenó la cabeza de mierda. Corro la cortina de mi pedazo de cambuche, camino hacia la colchoneta del ‘carerojo’ y le doy un patadón en el estómago. Pero el hijoputa ni se mueve.
 
Suscribirse a este canal RSS