person_outline
search

"Watchmen" de Alan Moore (I)

La novela gráfica "Watchmen" de Alan Moore nos cuenta la historia de un grupo de superhéroes retirados, hombres y mujeres, llamados los "Vigilantes", que están siendo asesinados. Uno de ellos, Rorschach, decide investigar, el relato se adentra en la historia de estos ex-superhéroes y nos cuenta toda una saga que se remonta a los años 30, cuando existía otro grupo de superhéroes, los "Minutemen".
 
Estos superhéroes, que son personajes imperfectos y llenos de defectos, algunos guardan intenciones perversas, son también personas habilidosas y excepcionales físicamente, pero sin ningún "superpoder". Todos excepto el Doctor Manhattan, un científico que, por un accidente nuclear en su laboratorio, adquiere superpoderes sobre la materia, el tiempo y el espacio. Al final se descubre una traición entre ellos en medio de un semi cataclismo nuclear, en el que intervienen los dos superhéores más poderosos, el Doctor Manhattan y Ozymandias, para salvar el mundo y traer la hermandad mundial.

watchmen-alan-moore-doctor-manhattanEl Doctor Manhattan

Gracias a los "Watchmen" Estados Unidos gana la Guerra de Vietnam

Watchmen presenta una realidad alterna en la que Estados Unidos ha ganado la Guerra de Vietnam y las tensiones con la Unión Soviética están en su momento mas crítico. Esta obra se publicó en 1986, en plena era "Reagan - Thatcher" y en los albores de la caída del muro de Berlín. El mundo vivía las tensiones nucleares entre las dos grandes potencias mundiales representantes de los dos modelos económicos: capitalismo y comunismo.
 
 
Era la época del Programa Guerra de las Galaxias, del gobierno de Ronald Reagan en Estados Unidos, que pretendía llevar la guerra atómica al espacio exterior. Eran, así mismo, épocas difíciles para las clases trabajadoras anglosajonas por la implantación de políticas neoliberales. Por esto no es gratuito que, en esta novela gráfica, el lector encuentre un relato que se desarrolla bajo el más radical escepticismo. Se presenta un mundo al borde del colapso atómico, las ciudades son peligrosas, algunos antiguos superhéroes han sido investigados por el Comité de Actividades Antiamericanas, otros son ahora mercenarios y trabajan para el gobierno. Gracias a ellos Estados Unidos ha vencido en la Guerra de Vietnam.

watchmen-alan-moore-el-comedianteEl Comediante

Luchar contra el crimen no tiene valor alguno

Pero en este contexto donde, en apariencia, Estados Unidos representa la libertad y la democracia, los valores del mundo occidental, se esconde una realidad, dura e implacable, en la que el ser humano se diluye en el individualismo y la crueldad. Los super héroes, los vigilantes enmascarados son seres marginados, solitarios y amargados.

El personaje de Rorschach representa esta cruel realidad: estos superhéroes, que se embarcaron en la lucha contra el crimen y la injusticia, terminan devorados por un mundo donde, justamente, el crimen y la injusticia conforman la dinámica del poder. No es en vano que el vigilante enmascarado que más éxito y reconocimiento tuvo fue aquel cuyas fronteras éticas estaban más diluídas: el Comediante, un psicópatamercenario de Vietman, que cometió excesos y abusos contra los vietmanitas del viet-cong. Es Rorschach, un superhéroe paranoico y amargado, quien tiene claro que este no es un mundo en el que luchar contra el crimen represente un valor, y que detrás de un vigilante puede haber un gran criminal.

watchmen-alan-moore-minutemenLos Minutemen

Los superhéroes: seres escépticos, amargados y solitarios

En la novela, la aparición de los superhéroes se debe al cómic, ya que muchos lectores de cómics se transforman en superheroes, motivados por el deseo de justicia y de tener un mundo mejor. Esto no es nuevo para nuestra tradición occidental, ya lo habíamos visto en el Quijote. Tanto aquí, como en la obra de Cervantes, la vida real se devora a los héroes y superhéroes. Sin embargo, en "Watchmen" es mas amargo y desolador si nos enfocamos en el personaje de Rorschach: los superhéroes terminan siendo seres escépticos que caminan solitarios por las calles de la ciudad.

Pero no todo es oscuro. Por un lado, en “Watchmen” tenemos el deambular de un hombre, Rorschach, que creyó en los valores del sueño americano de los años cincuenta, luchó como superhéroe por estos valores,  y pronto descubrió que esto no era más que una fachada, un discurso para adoctrinar y engañar a los ciudadanos. También tenemos a dos superhéroes, Buho Nocturno y Espectro de Seda, que, aunque también reconocen la futilidad de luchar contra la injusticia, descubren el amor. Finalmente, los únicos superhéroes con verdaderos superpoderes, el Doctor Manhattan y Ozymandias, salvan al mundo, aunque a costa de la muerte de la mitad de la población de New York. Una amarga victoria.

watchmen-alan-moore-el-comediante-rorschachEl Comediante y Rorschach

Un mundo sin solución

De esta forma la novela muestra un mundo sin solución, lleno de mentiras y manipulación, en el que la mayoría de la sociedad no tiene reparos en admitir que vive en una gran farsa y aún así persiste en ello. Esta es la esencia de la posmodernidad, el saber qué pasa y el saber por qué pasan las cosas y aún así no evitar que sucedan, no hacer nada.

En medio de esto el amor es el consuelo para quienes no admiten esa farsa. Al final el lector o lectora, amante de los cómics, se encontrará identificada/o con Rorschach, el chico que se creyó las historietas de superhéroes, y que al crecer y ser uno de ellos, se da cuenta que este mundo no merece tal sacrificio. También habrá otro tipo de lectores y lectoras que opten por identificarse con Buho Nocturno y Espectro de Seda, y vean el amor como el último y real refugio ante la decepción.

watchmen-alan-moore-buho-nocturno-espectro-de-seda-amorBuho Noctuno y Espectro de Seda

Artículos relacionados (por etiqueta)

1 comentario

  • Pecos
    Pecos Sábado, 21, Enero 2017 03:17

    La mejor novela gráfica de Alan Moore. Los superhéroes llevados al mundo real donde terminan sobrando. Este no es un planeta para los superhéroes.

    Enlace al Comentario

Deja un comentario